NoticiasSlider

Debuta el violinista Román Shimalin con tan sólo 9 años de edad

Con uno de los conciertos de violín más interpretados del compositor veneciano Antonio Vivaldi (1678-1741), el no. 6 en La menor Op.3, debutó como solista con la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí, bajo la dirección del Mtro. José Miramontes Zapata, el joven violinista potosino Román Shimalin Tsyganov como parte de la Temporada de Conciertos Primavera-Verano 2019 que presenta la Secretaría de Cultura en el Teatro de la Paz este viernes 31 de mayo a las 9 de la noche y que se repetirá el domingo 2 de junio, a las 12:30 h.

Con tan solo nueve años, Shimalin-Tsyganov tiene en su haber ser ganador de las ediciones 2016-2017 del Concurso Estatal Infantil y Juvenil de Violín Julián Carrillo”, el tercer lugar en la edición 2017 – 2018 del Concurso Estatal Infantil y Juvenil de Piano “Miguel C. Meza” y doble ganador de primer lugar en ambos concursos en la edición de este año, confirmando a su corta edad ser un gran continuador de la tradición familiar de músicos rusos que le antecede; y en este debut como solista de la orquesta sinfónica interpretó uno de los doce conciertos que el “Cura Rojo” compusiera para uno o dos instrumentos de cuerda y orquesta agrupados en lo que se conoce como “L’estro armonico” (inspiración armónica), que se caracterizan tanto por la variedad de recursos empleados por Vivaldi, como en la vertiginosa agilidad y precisión que reclama al solista para dar vida a cada uno de los ornamentos sin lucimientos personales, sino abordando la belleza y calor expresivo de cada nota escrita en tres movimientos estructurados en la clásica “obertura italiana” Rápido-Lento-Rápido, es decir, Allegro, Lento y Presto.

Roman Shimalin

Posterior al debut de Roman Shimalin, se interpretó la Suite “Seis Cantos Folclóricos Rusos”, del compositor enmarcado en el romanticismo tardío, Aleksandr Grechanínov, quien estudió en los Conservatorios de Moscú y San Petersburgo y tras la Revolución de 1917, primero se trasladó a París, y luego a Estados Unidos, donde muere en 1939.

Del también ruso Vasily Kalinnikov, se escuchó un cuadro sinfónico escrito entre 1897 y 98: “El Cedro y La Palma”. Nacido en Oryol en 1866 y muerto de tuberculosis a los 35 años (1901), la vida de este compositor autodidacta (por su escasez económica) cambió radicalmente a los 26 años al conocer a P.I.Tchaikovsky, quien lo recomendó a los directores del Teatro Maly e Italiano de Moscú. Y aunque su obra es poco conocida, en los años cincuenta fue muy utilizada por los soviéticos por su fuerza y optimismo con un alto espíritu nacionalista.

Este programa se enmarcó en la música que Igor Stravinsky escribiera originalmente para ballet: “Petrushka”, una obra que le permitió encontrar su propia voz creativa y construir un impulso para abordar su célebre “Consagración de la Primavera”. Inclinándose hacia la música popular rusa, “Petrushka” es la historia de una marioneta de paja y aserrín que cobra vida y siente un amor no correspondido hacia La Bailarina, quien está enamorada de El Moro, ambos compañeros de escena de Petrushka en un teatrito manejado por El Mago en una feria de carnaval en San Petersburgo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba