CríticaSlider

Judíos escritores influencers

Odiados, aniquilados, maltratados, relegados, esclavizados, satirizados. Poner mil adjetivos que ensombrezcan a estos seres humanos no es el objetivo de estas líneas; las catástrofes humanas han ido de la mano con esta raza. La superioridad intelectual y creativa se ha encargado de enmendar la subyugación a la cual han estado sometidos. En lo particular su desarrollo como escritores, ha trazado un camino que en conjunto es una línea única, al igual que los escritores franceses del siglo XIX, son círculos que han permeado para todo lector fuera del mainstream literario. Abstraer nombres es difícil, pero más difícil es guardarlos.

Héctor Orestes Aguilar, se ha encargado que mi lectura de ser un simple pasatiempo pase a ser en un mar asombros. En su libro, El asesino de la palabra vacía: recorridos y lecturas desde la «otra Europa” concentra una generación de escritores Judíos colindados en Europa Central del siglo XX. Nombres para el lector comprometido como: Karl Kraus, Joseph Roth, Heimito Von Doderer, Egon Erwin Kisch, Peter Handke, Imer Kertèsz (siendo este último de origen húngaro) entre tantos otros –no menos importantes-, más que analizados es una invitación a recorrer su literatura, posteriormente su vida. Son mencionados en menor medida, pero igual de importantes Hermann Broch, Robert Musil y Jakob Wassermann. Orestes Aguilar, menciona algunos nombres de mexicanos atraídos por el país austriaco, en donde se concentra el nacimiento de los anteriores escritores, es un polo magnético debido a su abundante cultura, ya sea por museos, librerías o por los cafés, punto de encuentro de intelectuales, escritores y lectores. Actualmente estos escritores de cierta forma se les puede considerar de culto, hare hincapié en su muy poca difusión, de hecho varios de ellos son nulamente reeditados, con las excepciones de Joseph Roth e Imer Kertèsz, este último premio Nobel de literatura 2002.

Infaltables en la lista son Hannah Arendt, su filosofía con un magnetismo en la actualidad; Isaac Bashevis Singer con Escoria, Phillip Roth y su Pastoral americana –llevada al cine-, Isaac Asimov (científico que se dedicó entre otros cosas a la Ciencia Ficción) son autores que siguen la “línea” de los escritores con un gran poder de convocatoria. Faltarán muchos nombres por desglosar, aunque creo que es necesario empezar por algo, descubrir lo que tenemos a la vista, pero que está bajo la paja sin que nosotros tengamos el cuidado de buscar.

Debo destacar que el mercado de dichos escritores del centro de Europa, no es tan comercial como el círculo de los franceses del siglo XIX como Maupassant, Baudelaire, Flaubert, Balzac, Víctor Hugo, Zola, Proust, Rimbaud entre otros que se me escapan y, por comercial no me refiero a que sea mala literatura todo lo contrario, pues al ojear cualquier libro de los mencionados, es garantía de una lectura abundante; lo que sí puede haber son malas ediciones, en concreto a las pésimas traducciones. Por supuesto que dentro de estos hay escritores de origen Judío.

Volviendo a nuestros autores Centro Europeos judíos, es imprescindible leerlos, disfrutarlos, devorarlos, pero sobre todo aprender que la literatura no se encierra en unos cuantos autores y que la escritura va más allá de lo que actualmente tenemos por escritores comerciales, debemos retroceder la cinta, revisar lo que hemos dejado pasar, incluir lo no incluido para expandir nuestro enfoque. La intención de estos párrafos no es un análisis, es tener siempre en mente la sorpresa y el gusto infinito por la literatura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba