La mujer que se volvió cuervo

Esta anécdota que les voy a contar, me la contó la señora de limpieza que trabajaba conmigo cuando vivía en San Luis Potosí.

Ella me platicó que antes trabajaba por el parque Morales, en un pequeño puesto ella hacía memelitas, gorditas, etc. Y también se encargaba de cuidar a la bebe de la señora que era la dueña del “changarro”.

Un día, vendieron mucho y terminaron hasta tarde para cerrar el puesto, eran como ‪las 12:00 de la madrugada‬, y era una noche muy fría. Para tomar el camión que las llevaría a su casa tenían que pasar por el parque Morales. Este parque es algo viejo y feo, y en la noche causa muchos escalofríos estar cerca de ahí, pues los habitantes que residían cerca del lugar decían que era un parque embrujado, por los numerosos sucesos paranormales que se han visto a lo largo del tiempo.

Mientras caminaban por la calle para llegar al parque la bebé comenzó a llorar muy fuerte y desesperada, era inconsolable, las dos intentaban calmarla pero nada parecía funcionar.

Cuando estaban paradas justo frente al parque, la mamá de la bebé decidió taparla muy bien con una colchita por el frío y decidió sentarse en una de las bancas para sacar la comida de la bebé.

Mientras le daban de comer a la bebé, justo llegó un cuervo volando parándose junto a ellas, las veía fijamente, a la señora que me ayudaba se le hizo extraño e intentó ahuyentarlo con las manos, pero el cuervo no parecía asustarse, solo la veía directamente a los ojos.

El cuervo comenzó a aletear como amenazante y la señora que me ayudaba se hizo para atrás riéndose, cuando voltea a ver a su patrona con la bebé tenía una cara de espanto, sostuvo fuerte a la bebé dejando la comida a un lado de la banca y se acercó con una cara aterrada y le dijo a la señora que lo mejor era correr, ese cuervo no era normal y la patrona lo sabía.

La señora que me ayudaba no sabía porque la patrona estaba actuando de esa manera, pero cuando la vió correr alejándose del lugar ella también lo hizo sin pensarlo dos veces, ella corrió atrás de su patrona, dice que al voltear hacia atrás y ver al cuervo, una especie de humo de sombra negra comenzó a rodearlo.

La señora extrañada se paró de curiosa y al observar fijamente vió que el cuervo comenzó a convertirse en una mujer, muy alta y de negro, no se le veía la cara, pero tenía la silueta de una mujer.

Esto sucedió en cuestión de segundos cuando la espeluznante mujer apuntó con el dedo a la señora que me ayudaba, el viento comenzó a soplar muy fuerte y la señora estaba en shock no podía creer lo que sus ojos estaban viendo en ese momento, después de unos segundos reaccionó y comenzó a correr muy fuerte para intentar alcanzar a su patrona, las tiendas estaban cerradas no había donde asegurarse.

Corrieron durante un rato, hasta llegar a una parada de camión muy alejada del lugar, la señora y la patrona estaban aterradas y solas en la parada temblando de miedo, la patrona intentaba calmar a su bebé ya que su llanto era terrible.

La señora con lágrimas en los ojos y sin aire comenzó a explicarle a la patrona lo que vio, pero la patrona la interrumpía rezando. Las dos comenzaron a rezar mientras esperaban al primer camión que llegara.

Escuchaban el sonido de un cuervo con su espeluznante canto cerca de ellas, pero no lo veían por ningún lado, se arrodillaron en el piso y con su voz cortada de miedo seguían rezando muy fuerte hasta que milagrosamente llegó el primer camión y se subieron.

El camión estaba solo y ellas se sentaron justo a lado del conductor. El conductor pasmado, les preguntó si estaban bien, pero la patrona solo dijo: “Arranque, la bruja viene por mi bebé”, el conductor cerró la puerta y las sacó de aquel espeluznante lugar.

El conductor intentó calmarlas diciendo que ya estaban a salvo pero que esa zona no era un buen lugar para andar de noche. La señora que me ayudaba, intrigada preguntó, qué estaba ocurriendo, pues sabía sin saber nada de lo sucedido, su patrona llorando le respondió: “Este parque es conocido porque hacen hechicería y brujería, se queda abierto en la noche así que todos pueden entrar, y lo que tú viste es una bruja que se quería a llevar a mi bebé”

Desde esa vez siempre regresaban temprano, antes de que anocheciera.

Anónimo (convocatoria de relatos de terror Edy Doo)